Monday, April 24, 2017

Un uso productivo del menosprecio


Los antiguos estoicos por medio de diferentes prácticas buscaban lograr un estado que llamaban apatheia. La apatheia consiste en una ecuanimidad calmada que se logra por medio de la ausencia de pensamientos irracionales y emociones extremas ante los retos de la vida. 

Una de las prácticas más interesantes se llama Expresiones de Desdén. La práctica consiste en redefinir las cosas por medio del lenguaje o verlas con otros lentes para quitarles el "aura sagrada" que afecta la manera como nos relacionamos con ellas. Por ejemplo,  Marco Aurelio solía decir que el vino era sencillamente un jugo de uvas fermentadas o que un asado era un festín de animales muertos. Epicteto, por su lado, le decía a sus estudiantes cuando citaban a algún sabio, que se lo imaginaran teniendo sexo y sudando, gimiendo, gruñendo, siendo torpe, como todos somos en algún momento. 

La idea del ejercicio es corregir la tendencia que tiene la percepción de inflar determinadas cosas debido a los códigos simbólicos que utilizamos.  Por ejemplo, cuando vemos un uniforme, olvidamos con frecuencia que detrás de el se esconde otro ser humano con su propias vulnerabilidades y virtudes. Olvidamos también que un título universitario no representa nada si quien lo posee no encarga la misión de la institución donde estudió. 

 Otro ejemplo cercano tiene que ver con la belleza física. Podemos recordar sin mayor esfuerzo las veces en que los atributos físicos de una persona nos hace verla como si hubiera sido creada en la cuna misma de las deidades. Cada vez que la traemos a la mente, levita brillante en nuestros pensamientos como una revelación divina. Embriagados por esta impresión, si tenemos la oportunidad de hablar con ella, lo que nos sale de la boca viene adornado de torpeza e indecisión en el mejor de los casos.  

Siguiendo el consejo de los estoicos, podríamos imaginar a esta persona haciendo las cosas más comunes y menos románticas que hacemos los mortales: cortarnos las uñas de los pies, ir al baño, rascarnos la nariz, olernos las axilas, roncar, etc. Una vez entendemos que la "deidad" defeca, nuestra relación con ella puede darse más allá de las apariencias. 

Desnudemos al mundo de su oropel. 

Sunday, April 23, 2017

Vincit qui se vincit



"Estás compuesto de tres elementos: cuerpo, aliento y mente. Los dos primeros te fueron dados. Sólo el tercero te pertenece." Marco Aurelio, Meditaciones, 12.3 

Una interpretación contemporánea de esta cita, me remite al proyecto de individuación de la psicología analítica esbozado por Carl Gustav Jung.  La individuación es un proceso de diferenciación psicológica que busca el desarrollo de la personalidad individual.  Jung considera que las personas que han avanzado en este proceso tienden a ser más armónicas, maduras y responsables. En dicho proceso se busca la realización de nuestro potencial para convertirnos en todo lo que podemos ser, descubrir y experimentar sentido y propósito en nuestras vidas. 

En este sentido podemos ver que el embarcarnos en un proceso de individuación se convierte en el desarrollo de un sentido de diseño y pertenencia del tercer elemento del que habla Marco Aurelio.  En cuanto al cuerpo, podemos decir que  puede verse influenciado de manera positiva por una mente madura, aún ante los contratiempos de salud. En lo relativo al aliento de vida, la Fortuna decidirá cuando es nuestro momento de partida. Hay personas que viven hasta larga edad muy a pesar de sus hábitos nocivos. Hay personas que se obsesionan por la salud y mueren relativamente jóvenes. ¿Cuál es nuestra carta? Lo sabremos en su momento. Entre tanto, buscar desarrollar nuestro potencial para ser útil es nuestras comunidades es lo más digno que podemos hacer con nuestro tiempo.  

Vivamos y amemos intensamente. 

Saturday, April 22, 2017

Las características de una persona racional


"Estas son las características de un alma racional: conciencia de si mismo, introspección y autodeterminación. El alma racional cosecha su propia siembra y tiene éxito en su propósito." Marco Aurelio, Meditaciones, 11.1-2

Para poder generar cambios en nuestro comportamiento es necesario observarnos constantemente. La observación se debe dar en cuanto a rutinas de pensamientos, estados de ánimo, utilización del tiempo, gustos y aversiones, hábitos de comportamiento, etc. 

El objetivo de esta observación es iniciar un proceso de optimización del comportamiento, nuestra vida psicológica y emocional y la utilización del tiempo. Este último debe estar conectado con los objetivos escritos que nos hayamos planteado a corto y largo plazo.  

Es esencial ser totalmente honestos para que los resultados de la observación arroje datos objetivos acerca de nuestra relación con el mundo y nosotros mismos. Los datos que obtenemos los contrastamos con el plan de vida que hemos diseñado en nuestros momentos de mayor lucidez. 

Esta de más decir que este proceso se debe realizar de manera continua a lo largo de nuestra vida. Si no realizamos acciones correctivas frecuentes, los hábitos nocivos empiezan nuevamente a ser parte de nuestras rutinas. Este tipo de compromiso refleja un profundo respeto y una profunda gratitud por la oportunidad de ser parte de esta matriz inteligente que llamamos vida. 

Friday, April 21, 2017

El objeto de tu atención



"La atención es vitalidad. Te conecta con los otros. Te entusiasma. ¡Permanece entusiasmado!" Susan Sontag 

En la era de la información, debemos ser muy selectivos a la hora de convertir algo en el objeto de nuestra atención.  Los ingresos de las diferentes medios de información dependen del número de personas que atraen a sus redes. Es por esto que contratan a profesionales de áreas relacionadas con el comportamiento humano para que diseñen estrategias para captar al mayor número de usuarios. 

Tristan Harris, antiguo miembro del departamento de diseño ético de Google, ha denunciado en varias ocasiones las prácticas deshonestas que utilizan muchas compañías para generar dependencia en sus usuarios. En este momento, lidera un movimiento llamado Time Well Spent (Tiempo Bien Usado) que busca mejorar la calidad de vida de las personas por medio de la tecnología y no simplemente convertirlas en consumidores pasivos.  

Esto nos sirve para saber que en este momento de la historia,  nuestra atención se ha convertido en un botín que muchos quieren obtener. El problema radica en que si nuestra atención es raptada, el tiempo para trabajar en la materialización de nuestros objetivos personales también lo es. 

Es necesario hacer un seguimiento puntual de la manera como nuestra atención se mueve durante el día para detectar las fugas no intencionales que están minando nuestra energía. A lo que le prestamos atención crece. ¿Sabemos con certeza que parásitos habitan nuestra mente? 

Cada vez que estemos haciendo algo, vale la pena preguntarnos: ¿Esto está relacionado de alguna manera con alguno de los objetivos que me he planteado? Si la respuesta es no, lo más sensato es abandonar esa actividad y realizar alguna otra que apunte a la consecución de nuestras metas.  

De la calidad de nuestra atención depende nuestra calidad de vida. 

Thursday, April 20, 2017

Lo verdaderamente valioso


El objetivo principal de los artífices de las sociedad de consumo es crear en nosotros la ilusión de la felicidad por medio de la adquisición permanente de bienes y servicios.  Día tras días somos bombardeados por mensajes que nos invitan a comprar estilos de vida que supuestamente nos dotan de estatus social.  Muchas personas son seducidas por este sortilegio y terminan en una carrera frenética de compra compulsiva.  Un perro corriendo tras su propia cola.

Los estoicos consideran que en lugar de perseguir frenéticamente los bienes materiales, es mucho más útil y loable perseguir la sabiduría, el autocontrol, la justicia y el coraje. Estos últimos no son dependientes de lo abultado de nuestras billeteras; dependen de nuestro trabajo intencional y disciplinado.

Los bienes materiales son de naturaleza efímera. Hoy podríamos gozar de abundancia económica y mañana podríamos tener que enfrentar situaciones de escasez.   Si hemos cultivado adecuadamente lo que nos sugieren los estoicos, podremos responder con dignidad a los retos que nos impone la existencia y podremos una roca de apoyo en nuestras comunidades.

Cuando cultivamos nuestras habilidades, el dinero llega por añadidura. El perseguir ciegamente el amasar fortunas nos desvía de nuestro propósito.


Encarnemos nuestro propósito. Seamos valiosos.

Wednesday, April 19, 2017

La esfera de nuestros juicios



Dentro de la escuela estoica se pueden identificar tres disciplinas:

La disciplina del control
La disciplina del juicio
La disciplina de la acción

La práctica de las tres disciplinas busca darnos una suerte de control mental para mantenernos en el camino hacia la sabiduría. 

En la reflexión de hoy nos vamos a enfocar en la disciplina del juicio que apunta a la aceptación o al rechazo que podemos tener sobre las impresiones que se forman en nuestra mente en nuestra interacción con el mundo. Por ejemplo, cuando vemos a alguien con determinado atuendo, automáticamente podemos etiquetarlo de criminal. Si no evaluamos esta primera impresión con lo que se evidencia en su comportamiento, podemos caer presas del prejuicio y actuar en consecuencia. 

Este tipo de disciplina también nos invita a evaluar las impresiones que tenemos sobre nosotros mismos. Es una manera de recordarnos que la historia que estamos escribiendo no está centrada en la gloria personal sino en la manera en que el desarrollo de mi potencial puede apoyar el desarrollo del bien común. En este sentido, debemos estar atentos a la luz de la sabiduría que puede alcanzarnos desde los puntos más inesperados. 

Cuando nuestro propósito es claro, cada persona se convierte en nuestro maestro. 

Tuesday, April 18, 2017

Sobre no atorarse en las opiniones



Todos tenemos opiniones acerca del mundo. Constantemente estamos mirando el mundo a través de nuestra lente particular y poniendo etiquetas morales a todo lo que nos rodea. Esto sin duda es una estrategia que utilizamos para darle cierto sentido y estructura a nuestro mundo. Las estructuras que plasmamos sobre el mundo nos ubican en él y determinan la manera como nos comportamos. Esto es muy importante saberlo ya que de ello también depende la manera como nos sentimos diariamente. 

Hay un aspecto acerca de esta estrategia, sin embargo, que usualmente pasamos por alto: las opiniones que extendemos sobre el mundo están influenciadas por nuestros prejuicios, nuestros sesgos, nuestros dogmas culturales y religiosos, y nuestra ignorancia. Entender esto es de vital importancia por que nos permite reconocer que nuestra supuesta objetividad está viciada. Una vez entendido, es sensato deconstruir la influencia que tienen nuestras opiniones en nuestro bienestar físico, emocional y psicológico. Si las cosas no son como quisiéramos que fueran no es a raíz de una especie de conspiración del universo en nuestra contra. Las cosas son diferentes porque sencillamente lo son. 

En este particular, Jordan Peterson, profesor de psicología de la Universidad de Toronto, nos ofrece una estrategia para navegar los retos que nos impone la existencia. Por un lado nos invita a reconocer que el sufrimiento es inherente a la vida. Una vez allí, utiliza el modelo del orden y el caos como metáforas para que entendamos la regulación de nuestro sistema nervioso. Nos dice que el uso de determinadas estructuras de pensamiento que apuntan hacia el orden tiene un efecto tranquilizador y de balance. Las estructuras de pensamiento que se inclinan hacia el caos tienen el efecto contrario. Peterson nos dice que la dinámica de la vida se halla en el encuentro entre estas dos fuerzas. En este sentido, las cosas dejan de ser inherentemente buenas o malas para convertirse en constructivas o destructivas. En esto consiste el modelo de la batalla épica; en esto consiste el viaje del héroe. 

Seamos nuestros propios héroes.